Masaje de relajación


Masaje de Relajación, o anti estrés, es la técnica de manipulación del tejido muscular y conjuntivo; tiene por finalidad recuperar la función de esos tejidos y, lograr la relajación y bienestar en el paciente: favoreciendo la circulación, calmando los nervios y despejando la mente.

Estas manipulaciones se realizan de modo manual basándose en fricciones, presiones, percusiones y estiramientos, de tal modo alivia el dolor, las contracturas y las tensiones musculares, muchas veces ocasionadas por el estrés.

¿Qué es el estrés?

Es un estado de tensión o respuesta natural del cuerpo a estímulos externos que se perciben como amenazantes, peligro que no podemos resolverla positivamente con un intenso deseo por huir de la situación.

En esta reacción, participan el cerebro, sistema nervioso, corazón, flujo sanguíneo, nivel hormonal, la digestión y función muscular; así, el cerebro envía señales químicas que activan la secreción de hormonas (catecolaminas) como la adrenalina en la glándula suprarrenal. Las hormonas inician una reacción en cadena: el corazón late más rápido y la presión arterial sube; la sangre es desviada de los intestinos a los músculos para huir del peligro; y el nivel de insulina aumenta para permitir que el cuerpo produzca más energía.

Estas reacciones a corto plazo no son dañinas porque nos permiten defendernos del peligro, pero si persiste y se incrementa, la fatiga resultante será nociva para la salud: puede estimular un exceso de ácido estomacal originando úlceras, o contraer arterias ya dañadas aumentando la presión y precipitando una angina o un paro cardiaco; también puede provocar pérdida o aumento del apetito con la subsecuente variación de peso.

El estrés prolongado puede causar enfermedades cardiovasculares, artritis reumatoide, migraña, calvicie, asma, alteraciones nerviosas, alteraciones de la piel, impotencia, irregularidades menstruales, colitis, diabetes o dolores de espalda con sensibles contracturas.

¿Qué es una contractura?

Una contractura muscular se produce porque los músculos se contraen de forma involuntaria y persiste, suele ser dolorosa pero no reviste gravedad, y obedece a causas tan diversas como temperaturas extremas, la acción de ciertos fármacos o la acumulación local de ácidos láctico, ocasionada por esfuerzos inusuales.

Existen dos tipos de contracturas musculares:


Así el masaje relajante o descontracturante, facilita la recuperación de estas lesiones con especial énfasis en las zonas afectadas realizando maniobras que el masoterapeuta ha de aplicar.

El masoterapeuta, correctamente aseado y uniformado, aplica el masaje relajante a través de un suave amasamiento, efectuando movimientos circulares en los llamados nudos, contracturas o puntos de tensión del paciente, que principalmente se ubican en el cuello, en los hombros, en la espalda, en el músculo trapecio y los erectores de la columna. La intensidad de las presiones propiamente del masaje, dependerá del grado de sensibilidad del paciente; en tal sentido, tomando en cuenta la palpación de los tejidos y el contacto verbal y energético, el masoterapeuta aplicará manualmente movimientos rítmicos con presiones suaves, media o fuerte; con el objetivo de alcanzar el desbloqueo energético, disminución del tono muscular y entonces la relajación.

El paciente recibe el tratamiento tan solo en ropa interior, desprendiéndose además, de sus alhajas, aretes, reloj, celular y otros objetos que resultan incómodos y evitan la fluidez del campo energético, obstruida con la presencia de los metales.
La sesión generalmente se aplica en dos tiempos: en primer lugar, se inicia con el paciente ubicado en posición cúbito ventral (boca abajo), quien recibe el masaje desde la cabeza hasta los pies, y luego para finalizar en posición cúbito dorsal (boca arriba), se recorre desde los pies hacia la cabeza. En determinados casos, como en las embarazadas, mayores de edad, niños o pacientes con ciertas lesiones, pueden recibir el tratamiento en posición lateral o sentada.

Durante el masaje, el paciente siempre está cubierto por una manta y solo la pequeña área que se está masajeando en ese momento queda expuesta; se emplea aceite neutro o crema hidratante para generar calor en la zona tratada y evitar la fricción con la piel. La sesión se desarrolla en un ambiente tranquilo armonizando con el masaje, el aroma de inciensos y esencias naturales (aromaterapia) y una suave melodía musical (musicoterapia); métodos terapéuticos que movilizan la energía e inducen la relajación.

Nuestros Servicios